UBICACIÓN:

Von Schroeders #356, Viña del Mar, Chile.

 

Teléfono: 32 2125033

Celular: +56 9 6569 6958

Email: contacto@unionchurch.cl

 

REDES SOCIALES:

VERSÍCULO DE LA SEMANA:

“Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él."

Colosenses 3:16-17 (NTV)

CONTACTO:

Copyright Union Church - Iglesia La Viña 2016

Diseño por: Iglesia Unión Church

Bienvenidos a nuestro Blog

Cuaresma 5: Los Dolores

 

Este domingo celebramos Domingo de Ramos. Nos hemos detenido en el día viernes. Día en el que se desencadenan importantes y dolorosos acontecimientos. La historia completa está en los Evangelios.

 

El día anterior, después de cenar con los discípulos y establecer la Nueva Pascua, todos, menos Judas, se dirigen al huerto de Getsemaní. Ahí es apresado.

 

Durante estas horas Jesús experimentará mucho dolor. Veamos el relato para entender lo que Jesús vivió, sintió y sufrió, y comprender que lo hizo por ti y por mí.

 

Desde Getsemaní a la cruz, la ruta es larga y tortuosa. Es llevado delante de Anás, del Sanedrín, de Poncio Pilato, de Herodes Antipas, quien lo regresa a Pilato. Finalmente es expuesto a la decisión de la multitud. ¡Elijan ustedes!

La multitud elige a Barrabás. Pilato se lava las manos y dice: “No decidí yo” y libera a Barrabás y manda a crucificar a Jesús.

 

Jesús vive horas increíblemente crueles y experimenta tres grandes y profundos dolores:

 

El primero de ellos es el dolor físico. Recuerda la historia. La flagelación, los latigazos, la corona de espinas clavada en su cabeza. La vestimenta púrpura, la desnudez, la burla. Lo obligan a cargar el travesaño de la cruz, delante de todos. En el monte lo crucifican. Clavado en las muñecas y en los pies, comienza su agonía. Moriría por asfixia. Si duraba mucho tiempo, les quebrarían los pies para acelerar el proceso, pero el entregó su vida antes. A Jesús no le quebraron los pies. En su costado le clavan una lanza.

 

Jesús también experimenta un increíble dolor emocional. Traicionado por Judas, uno de los doce. Lucha en el Getsemaní. En medio del dolor le expresa a su Padre su sentir: «Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya». Lucas 22:42

Sufre el abandono de sus discípulos, la negación de Pedro. El desinterés de la nación que pocos días antes le aclamó como el Mesías y que ahora, en el momento de poder elegir, elige a Barrabás.

¡Que tristeza, que angustia, que dolor, que ansiedad!

 

Pero no termina. No solo es dolor físico y emocional. Jesús experimenta otro dolor, que nos cuesta entender:

 

Es el dolor de cargar nuestros pecados. Este dolor lo experimenta en el momento de la cruz. Ahí, literalmente “Él cargó con nuestros pecados”. Mientras lo hace, exclama: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Mateo 27:46

 

¡Qué momento! Se les están imputando todos nuestros pecados, dolores y enfermedades. Antes de morir, grita triunfante: “Tetelestai” Significa: Está todo pago. Consumado es. Luego, entrega su vida y muere.

 

Hay en los hechos que acompañan la vida de Jesús, incluido su dolor, una dimensión espiritual infinita que nos involucra a todos. Una dimensión que nos cuesta entender y a la cual nos cuesta acercarnos.

 

Jesús fue entregado para ser juzgado el viernes al amanecer.

Era costumbre separar en ese día los corderos que iban a ser sacrificados en la Pascua Judía y el pueblo, mientras Jesús era separado para ser el Cordero de Dios, buscaba los suyos para celebrar la Pascua.

Para uno u otros, los requisitos eran los mismos. Debía ser joven, varón sin defectos, sin pecado y sin ningún defecto.

 

A Jesús lo crucificaron a las 9 de la mañana del día viernes.

Esa era la hora en que los corderos eran atados frente al altar del templo y quedaban a la espera del momento del sacrificio y de la muerte. Jesús es crucificado y queda ahí a la espera de su muerte.

 

A las 3 de la tarde, Jesús muere.

A esa hora clavaban el cuchillo en el cuello de los corderos y la sangre era vertida en tazones que los sacerdotes derramaban como ofrenda y expiación sobre el altar. A esa misma hora, la sangre de Jesús era derramada como ofrenda y expiación por nuestros pecados.

 

La celebración del PESAJ, o Pascua, recuerda el momento sobrenatural cuando Dios libera a su pueblo de la esclavitud de Egipto. El ángel de la muerte pasa por alto toda casa cuyo dintel o puerta, tuviera la sangre de un cordero como señal.

En esta particular celebración, 1.500 años después, el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, derrama su sangre reemplazando y completando la Pascua Judía por una Nueva Pascua que no requerirá más de otro sacrificio.

 

Esa es la sangre que nos cubre, por esa sangre derramada sobre y por nosotros, Dios nos perdona, toma nuestros dolores y enfermedades y nos brinda todo su amor, gracia y misericordia.

 

¡En medio de un gran dolor, se manifiesta un inmenso amor! Y nos preguntamos: ¿Cuánto nos importa esto?

 

¿Estamos conscientes que nuestra salvación fue a gran precio? Y si lo estamos, ¿cómo nos afecta saber que hemos sido comprados por Jesús a precio de su vida?

¿Cómo nos afecta saber que Jesús murió por todos y cada uno de nuestros pecados? ¿Cómo nos afecta saber que en la cruz cargó con todos nuestros dolores, y con todas nuestras enfermedades?

 

La invitación es a reflexionar. La invitación es a rendirnos ante Él. La reflexión es una invitación a adorar y agradecer. ¡Disfruta esta Semana Santa! Hazlo de manera diferente.

 

Este jueves, tendremos un Servicio Especial en nuestra iglesia. Estás cordialmente invitado para que vengas junto a todos los tuyos. Seguiremos reflexionando y meditando hasta celebrar la resurrección del Señor.

 

¡Te esperamos!  Dios cuide de ti y de los tuyos

Please reload

Entradas destacadas

QUIEN SOY DETERMINA LO QUE HAGO, O DEBERÍA

October 30, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 30, 2019

July 30, 2019

July 23, 2019

July 9, 2019