Bienvenidos a nuestro Blog

EL CÁCTUS

Un hombre pidió un regalo a Dios, quería una flor y una mariposa. Sin embargo, Dios le dio un cactus y una oruga. El hombre quedó desconcertado.

Con tanto pedido que recibe a diario, Dios tiene que haberse equivocado, pensó  y dejó su regalo en un rincón.

Tiempo después se acordó de su pedido y lo fue a ver. Grande fue su sorpresa al darse cuenta que del aquel espinoso cactus había brotado la más bella de las flores. Y que la horrible, oruga se había transformado en una espléndida mariposa.

A pesar de lo que podamos pensar o de la no grata impresión que nos cause la respuesta de Dios a nuestras peticiones, Él nunca se equivoca, siempre hace lo correcto.

 

 

 

 

 

Piensa por un momento en la vida de José, aquel hijo preferido de su padre, un joven soñador que pensaba tener un futuro prometedor, que termina siendo vendido como esclavo por sus propios hermanos. Muy lejos de la protección de su padre sufrió mucho más que “un trago amargo” durante largos años de su vida: violencia, abandono, soledad, decepciones, tentación y acoso sexual, cárcel, envidia de sus pares, etc.

 

Si pedimos a Dios flores y nos llegan espinas… simplemente confiemos y aunque nos resulte casi imposible, ahorrémonos todo tipo de comentarios, no murmuremos. Él tiene un perfecto plan para nuestra vida y nos dará lo que necesitamos en el momento oportuno, nunca antes.

 

Si leemos la Palabra, conoceremos el resto de la historia de José. Dios lo envió antes a Egipto, aunque llegó como esclavo, para asegurarse de que su familia sobreviva en la tierra, y así permitiría que vivieran de una manera extraordinaria, ya que él llegó a convertirse en el segundo a bordo, después del poderoso faraón.

“Por lo tanto, no fueron ustedes los que me enviaron aquí, fue Dios” Gen. 45:8a

Tal vez hoy no entendemos nada. No podemos siquiera imaginar que lo malo, injusto o difícil que estamos atravesando tiene un propósito y que puede redundar en bendición.

 

¿Qué pasa con Dios? ¿Acaso se olvidó de nosotros? ¡Queremos razones, que se haga justicia, que los culpables paguen por el mal que nos han hecho!

Confiemos, Dios no se ha olvidado ni por un segundo de nosotros. Él está moldeando nuestro carácter y nada impedirá que Su propósito se cumpla en nosotros.

 

Señor, ayúdanos a creer que las expectativas que tu tienes de nosotros son buenas. Que tu propósito es mucho más grande y duradero que placeres momentáneos. Danos fuerza y valor para tener sueños, como José, y a echar fuera las mentiras que el enemigo siempre quiere poner en nuestra mente.

Gracias porque detrás de un pinchudo cactus, Tu harás brotar una maravillosa flor.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags