Bienvenidos a nuestro Blog

CHALECO REFRACTANTE

 

La falta de visibilidad es el principal factor de los atropellos de peatones en la vía pública. Por esa razón, a partir del año 2016, en Chile se implementó una ley que nos obliga a incorporar al kit de seguridad de nuestros autos, un chaleco refractante de brillante color amarillo, visible a muchos metros de distancia, especialmente en la noche. De esta forma, cuando el vehículo que manejamos se avería, obligatoriamente debemos descender de él con este chaleco puesto, para ser visto desde lejos por los conductores de otros vehículos y no ser atropellados.

 

Como seguidores de Jesús somos llamados a ser luz, en un mundo que está plagado de tinieblas. No sólo se trata de limitarnos a no hacer cosas “malas”, sino a ir en contra de lo que para muchos hoy es “normal” o que, siendo malo, llaman bueno. No se trata de lo que nos gusta o queremos, es mucho más que eso.

 

La luz fue hecha para alumbrar, no para ser escondida. La luz de nuestras vidas no es lo que nosotros pudiéramos proyectar, ni siquiera nuestras “buenas obras”, la luz de nuestras vidas es Jesús viviendo en nosotros y a través de nosotros.

 

Ser luz en un mundo de tinieblas no es como colocarse un “chaleco refractante cristiano”, para que las personas al vernos con el puesto se percaten de nuestra fe.

Tal vez llamaremos la atención, más que nada por nuestros coloridos chalecos llenos de “verborrea bíblica-cristiana”, o por nuestros lindos cantos y resplandecientes costumbres domingueras, pero que, una vez que nos lo sacamos, nadie se percata que somos diferentes.

Lo que realmente debemos proyectar es a Jesús, a Aquel que vive en nosotros y que ha transformado de tal forma nuestras vidas que resulta evidente ya sea para quienes nos conocen o para quienes nos ven por primera vez, que hay algo que nos hace diferentes, es la luz de Jesús.

 

No somos nosotros, ni nuestros chalecos. Lo cierto es que el pecado terminó por arrollarnos y ¡estamos muertos!… Muertos porque “hemos muerto a esta vida, y nuestra verdadera vida está escondida con Cristo en Dios” Col.3:3

 

Así es, estamos todos muertos… Morimos en la cruz, junto con Jesucristo. Y ya no somos nosotros los que vivimos, sino que es Jesucristo quien vive en nosotros. Y ahora vivimos gracias a la confianza que depositamos en el Hijo de Dios, porque él nos ama y quiso morir para salvarnos. (Gál.2:20) 

 

Gracias al sacrificio de Jesús, nuestros pecados han sido borrados, ¡somos uno con Él! Ya no vivimos en tinieblas, Su luz puede ser reflejada en nuestras vidas, para alcanzar a otros y hacer las cosas como las que Él hizo y alumbrar como Él lo hace.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags