Bienvenidos a nuestro Blog

EL TIENE LA CULPA

 

Cuando de buscar culpables se trata, somos expertos en buscar algún responsable, (salvo a nosotros mismos). Ni siquiera Dios se salva.

 

Culpamos a Dios por las enfermedades, por la infidelidad de un cónyuge, por la muerte inesperada de un familiar, por la quiebra de un negocio, por las guerras, el hambre, porque falta dinero, etc. ¡El mundo se viene abajo y Dios no hace nada al respecto!

 

En mayor o menor grado, sobre todo cuando las cosas no salen como las planeamos, todos nos hemos preguntado ¿por qué Dios no hizo algo para evitar lo que nos aflige?

 

Qué ironía, nos enojamos y culpamos a Dios y después hasta le exigimos una explicación por cosas que nosotros mismos provocamos al tomar decisiones equivocadas, pero se nos olvida que somos dueños de nuestras propias decisiones.

Dios nunca está con “la pistola al pecho” obligándonos a tomar una decisión. Él es un caballero, y como tal respeta, (aunque esté en total desacuerdo), lo que hemos elegido o decidido, aunque el resultado de ellas nos lleve a experimentar duras consecuencias.

 

Los seguidores de Jesús no podemos escudarnos en aquello de “es que yo no sabía”, porque tenemos la poderosa ayuda de Su Espíritu que nos guía, aconseja y enseña. Su Palabra siempre ha estado disponible para nosotros, podemos buscarle en oración y también pedir consejo de una persona sabia y temerosa de Dios, pero preferimos hacer las cosas a nuestra manera.

 

Qué fácil es echarle la culpa a Dios o a los demás, como Pilatos, nos lavamos las manos y decimos: “Yo no soy culpable… Los culpables son ustedes” (Mt.27:24b)

 

Seamos sinceros, muchas veces nos enojamos con Dios por cosas que salen de nuestro control.

Pero Dios es Soberano, dueño absoluto de todo, Él es sabio y no se equivoca. Él hace todo perfecto, nada escapa de su conocimiento y su control. Todo tiene un propósito y forma parte de un plan perfecto.

 

Que nuestra mente finita no pueda comprender a un Dios infinito no nos da derecho a enojarnos y menos culparlo de nada.

Por más que el hombre se empeñe en culpar a Dios por el dolor, la injusticia, las guerras y todas esas cosas horrorosas, debemos entender que es nuestra rebelión contra Él la que ocasiona todo ese sufrimiento.

Volvamos una vez más a su presencia con humildad y reconozcamos que hemos tomado algunas malas decisiones. Confiemos en su infinita misericordia y Él nos brindará su ayuda.

 

“Yo confío en que veré la bondad del Señor mientras estoy aquí, en la tierra de los vivientes. Espera con paciencia al Señor; sé valiente y esforzado; sí, espera al Señor con paciencia”.  Sal.27:13-14

 

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020