UBICACIÓN:

Von Schroeders #356, Viña del Mar, Chile.

 

Teléfono: 32 2125033

Celular: +56 9 6569 6958

Email: contacto@unionchurch.cl

 

REDES SOCIALES:

VERSÍCULO DE LA SEMANA:

“Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él."

Colosenses 3:16-17 (NTV)

CONTACTO:

Copyright Union Church - Iglesia La Viña 2016

Diseño por: Iglesia Unión Church

Bienvenidos a nuestro Blog

UNA TACITA DE ACEITE…

 

Hubo un grupito de entusiastas chicas que se preparaban para una gran boda, (Mt. 25:1-13). En esos días la costumbre era que el novio iba a casa de la novia, donde se realizaría la ceremonia, y después todos regresaban a la casa del novio, para celebrar la gran fiesta de bodas.

Todo el trayecto lo hacían a pie, formando un gran desfile acompañados por los invitados y con lamparitas de aceite en las manos para iluminar el camino.

 

Las chicas estaban en casa de la novia, esperando al novio, para después partir todos al banquete. Pero el novio tardó más de la cuenta y ellas se quedaron dormidas. Al despertar, la mitad de ellas se percataron que sus lámparas no tenían aceite. ¡Qué descuido!, no podrían encenderlas.

En su desesperación pidieron aceite a sus compañeras, pero ellas no les dieron, porque de hacerlo, no tendrían suficiente aceite para sus lamparitas.

Desesperadas salieron a comprar a la esquina, pero mientras lo hicieron, el novio llegó y como ellas no estaban listas el desfile partió sin ellas.

Cuando trataron de entrar a la fiesta, el dueño de casa no las conoció y quedaron fuera…

 

Esta parábola de las 10 vírgenes (que nos representa a todos nosotros), nos enseña sobre la responsabilidad de nuestra condición espiritual y cómo debemos preocuparnos para estar preparados para encontrarnos, tarde o temprano, con Jesús.

Esto no es ocurrencia de última hora de Dios, por el contrario, el consejo para sus hijos es que estemos preparados siempre, porque “no sabemos el día ni la hora” en que nos tocará.

 

Nuestras lamparitas deben estar permanentemente cargadas, ardiendo de día y de noche para que jamás se apaguen. (Ex. 27:20-21) Pero, ¿cómo podemos lograrlo? Preocupándonos de conocerle más cada día, no quedándonos “dormidos en los laureles”, conociendo cada día más Su Palabra y conociéndole a través de una permanente comunión con Él.

 

Aquí no nos servirá aquello de ir con el vecino a pedirle prestada “una tacita de aceite”. Este aceite es personal, no se puede regalar, ni tomar prestado, nos lo da Dios en la medida que estemos pegados a Él.   Nuestra lamparita la llena el Espíritu Santo de Dios en Su presencia.

 

Dios ya nos invitó a una gran boda. ¿Nos quedaremos dormidos? ¿Nos haremos los desentendidos, creyendo que “mañana nos ponemos a cuentas con él”? … Cuidado, tal vez no haya un “mañana”. Corramos hoy mismo a Su presencia y pidamos ser llenados con Su Espíritu.

 

“¡Me llené de alegría en el Señor mi Dios! Pues él me vistió con ropas de salvación y me envolvió en un manto de justicia. Soy como un novio vestido para su boda o una novia con sus joyas”. Is.61:10

Please reload

Entradas destacadas

ETERNIDAD EN EL CORAZÓN

November 18, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

November 18, 2019

November 18, 2019

October 30, 2019

July 30, 2019

July 23, 2019