UBICACIÓN:

Von Schroeders #356, Viña del Mar, Chile.

 

Teléfono: 32 2125033

Celular: +56 9 6569 6958

Email: contacto@unionchurch.cl

 

REDES SOCIALES:

VERSÍCULO DE LA SEMANA:

“Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él."

Colosenses 3:16-17 (NTV)

CONTACTO:

Copyright Union Church - Iglesia La Viña 2016

Diseño por: Iglesia Unión Church

Bienvenidos a nuestro Blog

POLIZA DE AMOR

Si pudiéramos elegir nuestras 3 palabras favoritas, dudo que entre ellas estuvieran: Obediencia, Humildad o Sumisión... Esas parecieran palabras de castigo...¡cómo nos cuesta entenderlas, aceptarlas y ponerlas en práctica!

 

¿Qué clase de Dios tenemos que pareciera que disfruta en hacernos sufrir y vernos pasar por situaciones donde la temperatura sube hasta convertirse en un horno que nos quema por todas partes?.

- "¿Por qué si soy cristiano me pasa esto?", "¿Por qué a mí?", "¿Porqué esta enfermedad, esta muerte o desilusión?", "¿Por qué el mal trato, la falta de consideración, o por qué me despidieron?", etc.

 

¡No entendemos nada! Nuestra forma de percibir, de ver las cosas, nuestro concepto de lo que es justo o de lo que es o no es amor, no calza con la definición de Dios.

 

El ser cristianos, asistir los domingos al culto y participar activamente de las reuniones de la iglesia no nos hace acreedores de una póliza de inmunidad al dolor, a las pruebas y el sufrimiento. Pensamos: -"Ésas cosas sólo le pueden pasar a los "malvados pecadores que reniegan de Dios". Las vemos como un castigo de su parte, pero no es así.

 

"Por amor a mi nombre contengo mi ira; por causa de mi alabanza me refreno, para no aniquilarte. ¡Mira! Te he refinado pero no como a la plata; te he probado en el horno de la aflicción. Y lo he hecho por mí, por mí mismo. ¿Cómo puedo permitir que se me profane? ¡No cederé mi gloria a ningún otro” Is. 48:9-1

 

Somos poseedores de una póliza perpetua de misericordia de Dios, un regalo inmerecido, gratuito. No hay nada que podamos hacer para obligar a Dios a que nos lo de. Él lo hace por amor a sí mismo, porque hace honor a Su nombre y así demostrarnos Su gloria. Sólo Dios puede salvarnos, y no lo hace porque seamos buenos o porque lo merezcamos, sino porque nos ama y su naturaleza es misericordiosa.

 

¿Cómo podemos darle gracias a Dios a pesar de las pruebas?

 

Reconociendo que aún siendo pecadores Él nos ama y nunca nos deja solos, y si ha permitido que pasemos por el horno, es para purificarnos para refinarnos.

Dando gracias incluso en medio de la corrección, porque después tendremos el privilegio de compartir con otros quién es Él y testificar lo que ha hecho por nosotros.

Y, por último, siendo humildes, entendiendo que Él es el dueño, sometiendo nuestra voluntad y entregándole el control de nuestra vida porque Él sabe lo que hace, aunque no entendamos nada. Dándole todo el reconocimiento y los aplausos, aunque no necesariamente con una sonrisa en el rostro, sino gozo en nuestro corazón.

Please reload

Entradas destacadas

QUIEN SOY DETERMINA LO QUE HAGO, O DEBERÍA

October 30, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 30, 2019

July 30, 2019

July 23, 2019

July 9, 2019