Bienvenidos a nuestro Blog

¿CHAO JEFE?

Hay un comercial de TV donde un hombre, que lleva toda una vida trabajando anhela dejar de hacerlo. Se compra un billete de la Lotería, se gana el premio mayor y lo primero que hace es renunciar a su trabajo. Se presenta ante su jefe, en pinta playera y le grita a todo pulmón: –¡¡“Chao jefe”!!... y se va a disfrutar de unas permanentes vacaciones.

 

¿Qué sensación o qué es lo primero que viene a tu mente cuando piensas en tu trabajo? Es el lugar a donde asistes por obligación, porque es la única forma de subsistir y desearías sacarte el premio mayor de la Lotería para no tener que trabajar ni un día más y abandonarlo apenas puedas?

 

He escuchado algunas personas afirmar que el trabajo es una maldición. Sin embargo, debemos saber que la percepción que Dios tiene del trabajo está muy lejos de ser un castigo o una obligación.

Pensar que el trabajo surgió como castigo por la caída de Adán y Eva en el paraíso es incorrecto.

Desde el momento en que Dios colocó al primer ser humano en la tierra, Adán, le encargó que la cuidara y la cultivara (Gén.2:15). Después le pidió que le pusiera nombres a todos los animales (Gen.2:19-20) , es decir, lo puso a trabajar.

 

Dios nos ayude a comprender como Él percibe el trabajo, porque así, lejos de ser un agobio, se transformará en una de las formas en que le servimos a Él, sintiendo agrado por lo que hacemos.  ¿No lo crees posible? Su Palabra lo afirma:

 

“Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo” Col. 3:23-24

 

¡Qué tremendo desafío!, Tenemos que cambiar nuestra forma de percibir el trabajo y verlo con los ojos de Dios: Una oportunidad no para servir a los hombres, sino como para servirlo a Él.

Nuestro trabajo, sea cual sea, no es para nuestro jefe, ese hombre/mujer increíble y buena onda o aquel ogro exigente, lejano, explotador o indolente. Nada de eso, ¡trabajamos para Cristo Jesús! Él es el encargado de que recibamos lo necesario, de proveer para cada una de nuestras necesidades, sin faltar ninguna de ellas. Jesús es nuestro Jefe ¡y al Él no le podemos decir “Chao”!

 

Dejemos a un lado nuestras quejas o frustraciones. Y aunque nadie te de las gracias por lo que hacemos, seamos agradecidos, trabajemos “de buena gana”, seamos íntegros, honestos, diligentes y responsables. Dios nos recompensará con la certeza de saber sea donde sea que estemos, Él tiene un propósito divino para nosotros.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags