UBICACIÓN:

Von Schroeders #356, Viña del Mar, Chile.

 

Teléfono: 32 2125033

Celular: +56 9 6569 6958

Email: contacto@unionchurch.cl

 

REDES SOCIALES:

VERSÍCULO DE LA SEMANA:

“Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él."

Colosenses 3:16-17 (NTV)

CONTACTO:

Copyright Union Church - Iglesia La Viña 2016

Diseño por: Iglesia Unión Church

Bienvenidos a nuestro Blog

PUERTAS ABIERTAS

En uno de sus viajes misionero el apóstol Pablo y su fiel compañero Silas, fueron enviados por el Espíritu Santo a compartir el mensaje de salvación. Suena sencillo, sólo que al lugar donde fueron estaba prohibido introducir cualquier religión desconocida y el hacerlo se pagaba con cárcel.

Ésta no fue la excepción. Ellos fueron detenidos, maltratados y encerrados como criminales peligrosos.

Pero, lejos de enojarse y recriminarle a Dios por semejante injusticia y vejación, ellos ¡comenzaron a adorar a Dios, oraron y cantaron alabanzas al Señor!

 

Estando tras las rejas, ocurrió un gran terremoto que sacudió los cimientos de la cárcel y milagrosamente se abrieron todas las puertas y se soltaron todas las cadenas. Ya no había nada que los detuviera, podían huir y librarse de aquella terrible situación, pero ¡no lo hicieron!

Pablo y Silas prefirieron quedarse, por irracional que nos parezca, porque aquellos tenía un propósito divino. Ellos eran inocentes y Dios los liberaría más tarde, pero lo principal es que su testimonio sirvió para que el carcelero reconociera su verdadera condición y necesidad de un Salvador personal.

 

Aquel aparente “retraso de libertad” de Pablo y Silas fue el canal de bendición no sólo para un hombre, sino para toda su familia y sus sirvientes.

 

Esta historia se repite, estoy cierta que todos los que leemos estas palabras hemos o estamos atravesando momentos complicados, injusticias, dolores que aprisionan nuestro corazón y hacen desfallecer nuestra alma y fe. Sin ir más lejos, siglos atrás el rey David escribió al respecto:

 

“Con paciencia esperé que el Señor me ayudara, y él se fijó en mí y oyó mi clamor. Me sacó del foso de desesperación, del lodo y del fango. Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó. Me dio un canto nuevo para entonar, un himno de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán lo que él hizo y quedarán asombrados; pondrán su confianza en el Señor.

Ah, qué alegría para los que confían en el Señor, los que no confían en los orgullosos ni en aquellos que rinden culto a ídolos”. Sal.40:1-4

 

Esperar a que llegue la ayuda de Dios no es fácil, ¡cómo nos cuesta trabajo esperar en Él! Movemos nuestras influencias, acudimos a nuestros contactos, abogamos, exigimos y en cuanto vemos una “puerta abierta” salimos corriendo de la situación…

Dios nos ayude a creer, aunque no entendamos, ni lo veamos en el instante, que esperar Su ayuda traerá enormes beneficios a nuestra vida, Él nos saca de la desesperación, nos lleva a un lugar seguro, corrige nuestro camino y como si eso fuera poco, nos da la capacidad de gozarnos a pesar de.

Please reload

Entradas destacadas

ETERNIDAD EN EL CORAZÓN

November 18, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

November 18, 2019

November 18, 2019

October 30, 2019

July 30, 2019

July 23, 2019