UBICACIÓN:

Von Schroeders #356, Viña del Mar, Chile.

 

Teléfono: 32 2125033

Celular: +56 9 6569 6958

Email: contacto@unionchurch.cl

 

REDES SOCIALES:

VERSÍCULO DE LA SEMANA:

“Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él."

Colosenses 3:16-17 (NTV)

CONTACTO:

Copyright Union Church - Iglesia La Viña 2016

Diseño por: Iglesia Unión Church

Bienvenidos a nuestro Blog

ESCUDOS

En el libro de Levítico (Antiguo Testamento), Dios dio claras instrucciones a los sacerdotes en cuanto a mantener siempre encendido el fuego en el altar, lugar donde se presentaban ofrendas y se hacían los sacrificios para perdón de los pecados:

 

“Recuerden, el fuego del altar siempre debe estar encendido; nunca debe apagarse”. Lev.6:13

 

Podríamos pensar que aquello quedó atrás, sin embargo, este mismo ejercicio se aplica el día de hoy para todos los seguidores de Cristo. Debemos cuidar sobremanera nuestra relación y comunión diaria con Dios para que no se apague, ni se convierta en una simple fachada religiosa.

 

David y su hijo Salomón fueron dos hombres que sin ser perfectos, llegaron a ser grandes reyes para el pueblo de Dios porque de una u otra forma ellos se encargaron de mantener siempre “encendida la presencia de Dios” en sus corazones.

 

Una vez muerto el rey Salomón, lo sucedió al trono su hijo Roboam. Su vida fue una tragedia ya que, en lugar de disponer su corazón a buscar a Dios como sus antecesores, lo hizo a un lado y creyó que podía vivir de las glorias pasadas.

 

Roboam fue invadido por el rey de Egipto. Sufrieron el robo de todos los tesoros y las riquezas del templo del Señor y el palacio, entre muchas cosas se llevaron los escudos de oro macizo que Salomón había mandado a hacer.

 

El oro es el metal más preciado, no así el bronce que es mucho más barato, de inferior categoría.

El oro es símbolo de pureza, fe, santidad, la paz de nuestra alma, una limpia conciencia limpia.

Roboam hizo lo imposible por mantener los adornos y la apariencia de la gloria de sus familiares, pero no pudo.

 

Cuando Dios deja de ser el centro de nuestra vida, el mantener la apariencia de una vida cristiana se vuelve algo superficial, hueco, apagado. Nos desgastamos tratando de mantener nuestra imagen, pulimos y mostramos nuestros “escudos de bronce” esperando que nadie se dé cuenta de que hace tiempo nos robaron los “escudos de oro”.

 

En realidad es una manera triste de vivir porque cambiamos lo verdadero por imitaciones baratas, desechamos la verdad por la mentira, nos conformamos con juguetes pasajeros desechando las riquezas eternas.

 

¡Recuperemos nuestros escudos de oro! Dejemos a un lado nuestra apariencia espiritual o formas religiosas y volvamos en humildad a los pies de Aquel que puede encender nuestro fuego y entreguémosle nuestro corazón.

 

Que nuestras acciones tengan consecuencias positivas que honren al Señor. Escudos de oro, vidas alineadas con el Espíritu Santo, encendidas por la presencia de Dios, con un corazón sincero y humilde que reconoce su dependencia total de Él.

Please reload

Entradas destacadas

QUIEN SOY DETERMINA LO QUE HAGO, O DEBERÍA

October 30, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 30, 2019

July 30, 2019

July 23, 2019

July 9, 2019