UBICACIÓN:

Von Schroeders #356, Viña del Mar, Chile.

 

Teléfono: 32 2125033

Celular: +56 9 6569 6958

Email: contacto@unionchurch.cl

 

REDES SOCIALES:

VERSÍCULO DE LA SEMANA:

“Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él."

Colosenses 3:16-17 (NTV)

CONTACTO:

Copyright Union Church - Iglesia La Viña 2016

Diseño por: Iglesia Unión Church

Bienvenidos a nuestro Blog

FLORECER

Acabo de visitar una de las regiones más áridas del planeta, un lugar imponente. El Desierto de Atacama, con 105.000 Kms2 de arena y piedras y una aparente carencia de vida. Su aridez provoca una sensación de soledad y su silencio sobrecoge el alma.

 

Este paisaje nos podría hacer pensar que esta tierra no produce nada, pero para nuestra sorpresa no es así. Conforme nos adentramos en el valle, comenzaron a aparecer cientos de terrenos con verdes cultivos de verduras y frutas, productos de excelente calidad que son enviados a lo largo del país y el extranjero.

 

¿Cómo lograron producir tanto en una tierra tan árida? Simplemente llevaron el elemento vital, el agua, (riego por goteo), y aquella tierra aparentemente inútil, hace que el desierto no solo florezca sino que de abundante fruto.

 

¿Dónde estamos plantados? ¿Estamos dando fruto? ¿Qué tipo de fruto?

 

A veces nos justificamos de no poder “dar el ancho” y rendir como quisiéramos, o bien  nos quejamos, porque las circunstancias no nos han favorecido, por no estar en el lugar indicado, porque no contamos con todo lo necesario para realizarnos, por la falta de oportunidades, etc., etc.

 

La Biblia habla de cómo un hijo de Dios puede crecer, florecer y dar fruto, aún en medio del desierto…

Sal 92:12-15 dice que “El justo florecerá como la palmera, como árbol fino. Son como árboles plantados en el templo del Señor que dan hermosos frutos en el patio de nuestro Dios. Aunque estén viejos seguirán dando frutos como si fueran árboles jóvenes y fuertes. Ellos están allí para demostrarle a todo el mundo que el Señor es justo. Él es mi roca y no comete ninguna injusticia.”

 

Allí se nos compara a una palmera cuando estamos “plantados” en tierra fértil, es decir cuando vivimos en la presencia de Dios, cuando nos relacionamos y tenemos intimidad con Él. De esa forma nos mantendremos verdes y vigorosos, aunque todo a nuestro alrededor parezca el lugar menos apropiado para poder crecer.

 

Por otro lado, la presencia de su Espíritu nos da la flexibilidad para no quebrarnos en los huracanes de la vida y no permitirá que seamos movidos por las tempestades.

 

Nuestras raíces en Cristo crecerán día a día, cada vez más profundas hasta alcanzar el agua necesaria para nuestro diario sustento. Esas raíces nos ayudarán a permanecer, a abrazar la tierra, a aferrarnos a ella. En Cristo obtenemos el agua de vida necesaria para nutrirnos, seguir creciendo, florecer y dar fruto permanente y abundante, cada vez más dulce, aun a pesar de estar “viejos”, al igual que las palmeras.

 

No nos dejemos amedrentar por la aridez del entorno. Nuestra intimidad con Cristo nos hará productivos.

Please reload

Entradas destacadas

QUIEN SOY DETERMINA LO QUE HAGO, O DEBERÍA

October 30, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 30, 2019

July 30, 2019

July 23, 2019

July 9, 2019