Bienvenidos a nuestro Blog

¡QUÉ RISA!

Se descubrió que el uso del humor ha estado presente desde el siglo 13 en la medicina. Algunos cirujanos lo utilizaron para distraer a pacientes que sufrían fuertes dolores. En el siglo 20 se realizaron estudios científicos de los efectos del humor y cómo éste afecta en el bienestar físico. Hubo un conocido periodista Norman Cousins, quien asegura haber superado una grave enfermedad al pasar todo un mes observando, viendo películas, leyendo y recitando cosas que lo hicieron reír.

 

Hoy existen Centros de Tratamiento de Cáncer donde se practican sesiones de terapia de humor. Con el paso de los años, diversos estudios exploran el fuerte impacto que la risa tiene en nuestra salud y han demostrado un notorio cambio entre el antes y el después de aquellos que se someten a episodios de risa, ayudándoles a reducir el dolor, las hormonas que producen estrés y aquellas que estimulan el sistema inmunológico.

 

Eso me hace pensar que no hay cosa más alejada de la verdad que pensar o sentir que el reírse y pasarla bien sea algo “poco espiritual”, ¡al contrario! No es de extrañar entonces que la Biblia nos afirme que “El corazón alegre es una buena medicina”. (Prov.17:22ª)

 

Es maravilloso que Dios nos haya diseñado de forma tan perfecta, con la capacidad de expresar nuestras emociones. Él se las ingenió para que nuestro cerebro envíe las señales específicas a los músculos de nuestra boca/rostro cuando algo nos hace felices, o es tan chistoso y nos permita reír a carcajadas.

 

Debemos ser equilibrados, hay un tiempo para todo: “Un tiempo para llorar y un tiempo para reír. Un tiempo para entristecerse y un tiempo para bailar”. (Ecl. 3:4) 

Obviamente hay momentos demasiado tristes, circunstancias injustas y graves que debemos tomarlas muy en serio e incluso llorar con aquellos que lloran y sufren, pero hoy resaltaremos la importancia de poder celebrar.

 

Yo creo que Jesús se rió muchas veces. Dios también tiene muy buen sentido del humor, si no lo crees, pregúntale a Sara, cómo se rió, ¡cuando Dios le dijo que sería madre a la edad de 80 años!

“Dios me hizo reír. Todos los que se enteren de lo que sucedió se reirán conmigo”. Gén.21:6

¿Cuándo fue la última vez que reíste a carcajadas? ¿Somos de los que sonríen o andan con cara amarga? ¿Tenemos la capacidad de reírnos de nosotros mismos?

 

La risa es como unas vacaciones en el “Resort de la Alegría” al cual Dios nos permite ir para descansar, salir de la rutina y cobrar ánimo para lo que pueda venir por delante.

¡Que Dios nos use para alegrar la vida de las personas que tengamos al lado!

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020