Bienvenidos a nuestro Blog

CORAZÓN DE ESPONJA

¿Habrá algo que podamos hacer para Dios, que él no pueda realizar por sí mismo? La respuesta es no, no hay nada. Dios es totalmente suficiente y capaz de realizar cualquier cosa, sin embargo y a pesar de ello, ¡Él desea que le sirvamos!

 

Dios es dueño absoluto de todo cuanto existe y desea bendecirnos, su Palabra lo afirma: “¡Derramaré una bendición tan grande que no tendrán suficiente espacio para guardarla!”. Malaquías 3:10 Sin embargo, a pesar de su gran generosidad, nos conformamos con las glorias pasadas, con algún episodio extraordinario o con haber sido testigos de algún milagro y no acudimos a Él para que nos dé más…

 

Pero Dios tiene tanto más para nosotros, Él es fuente inagotable. No nos conformemos con lo logrado. Conozcámosle cada día más, permitámosle ser Dios, ocupar el primer lugar de nuestro corazón y empaparnos de su Espíritu una y otra vez, después obedecerle y ser una ofrenda de servicio a sus pies.

 

Servir al Señor no tiene nada que ver con hacer algo que Él mismo no pueda hacer. En realidad, Él no necesita ser servido, más bien nosotros somos quien necesitamos servirle.

Dios no anda en busca de “trabajadores” que hagan cosas para Él y tampoco anda como inspector de calidad evaluando nuestro servicio, anotando cada cosa que hacemos y tomando en cuenta el alcance de lo que eso pudiera llegar a tener.

 

Lo que Dios anda buscando son “corazones de esponja”, esos que se disponen a ser usados por Él con la actitud correcta, porque conocen al Dios que sirven. Corazones que han sido empapados en Sus aguas, llenados con su Espíritu y que han sido “exprimidos” sirviendo a Dios desinteresadamente, bendiciendo a su prójimo y dispuestos a ser llenados una y otra vez por Él.

 

A pesar de lo pequeños que somos y no poder contener todas sus bendiciones, Él está dispuesto a darnos todo lo que necesitemos y proveernos abundantemente de todas sus riquezas.

 

“Por el poder de Dios que obra en nosotros, él puede hacer mucho más de lo que jamás podríamos pedir o imaginar”. Ef. 3:20

 

Que lo que hagamos con nuestras manos sea reflejo de lo que está en nuestro corazón, teniendo claro quién lo gobierna y quién lo manda. Que nuestro servicio a Dios sea adoración que viene como respuesta a la revelación que tenemos de Su Palabra y obediencia de corazón que acompaña todo lo que hacemos.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags