Bienvenidos a nuestro Blog

CARPINTEREANDO

 

Por estos días he estado trabajando acá en casa con madera y me encanta. Siempre que trabajo en manualidades mi mente vuela y al estar de cerca de la madera me hizo recordar que Jesús fue carpintero. Y analice lo siguiente:

 

Cuando tomas un trozo de madera primero tienes que visualizar en tu mente lo que quieres lograr y luego buscar que madera te sirve, muchas veces la madera esta “fea” por la acción del sol, agua, etc. Pero al carpintero eso no le preocupa sino que en su mente esta el destino final de ese trozo de madera.

Así es que va con decisión, la encuentra, la desclava de donde está, remueve todo lo necesario, la sacude, la separa y comienza a trabajar con ella, con cuidado la pule, corta lo que no sirve, (hay ocasiones que la madera suelta astillas que hieren al carpintero, pero el soporta el dolor retira la astilla y continua trabajando con ella),

 

El proceso es lento y duro para ambos. Cortar, lijar, cepillar es un proceso intenso y doloroso para este trozo de madera que ya estaba acostumbrada a su rutina.

 

Pero ahí comienza algo especial… tímidamente la madera comienza a desprender una fragancia propia de su característica no era un simple palo, era una madera noble, se asoman las primeras vetas, esto despierta en el carpintero las ganas de seguir con más fuerzas porque sabe que no se equivocó en la elección, este trozo de madera será especial, así es que continua con cuidado a paso seguro, une el trozo de madera a otros trozos que ya pasaron el mismo proceso y estos abrazan a la madera renovada para que juntos conformen lo que el carpintero tiene en mente.

El proceso termina con el toque final, pintura, barniz o lo que sea necesario para proteger lo creado por el carpintero.

 

Jesús hace lo mismo con todos nosotros (viejos, jóvenes, niños, madera nueva o palitos viejos) nos busca, nos liberta, no ofrece la posibilidad de hacer con nosotros algo mejor y trascender. Pero, muchas veces nos revelamos y no queremos abandonar el lugar en que estamos y “astillamos” a Jesús con nuestro desprecio, desinterés o temores. Pero él es paciente y ve nuestro potencial y quiere sacar lo mejor de nosotros ese olor fragante y a través de eso poder mostrar que somos de su linaje, su descendencia que los que nos tenían convencidos que no servíamos para nada estaba equivocados. Es solo su paciencia laboriosa, sus cuidados y su protección que nos hará a cada uno y a la vez todos juntos una pieza única, de un valor incalculable no porque somos nosotros los especiales, sino que el perfecto y sobrenatural maestro vio en nosotros una razón para morir y vivir en lo que el creo.

 

Saludos de este aprendiz de carpintero

 

Pato Suazo

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags