Bienvenidos a nuestro Blog

EL ESCENARIO

Soñé con un joven a quién le fue encomendado representar el papel de un personaje muy importante y admirado por miles de personas.

El muchacho se la tomó en serio. Se esmeró al máximo, estudió la vida y obra de su personaje. De esa forma pudo interpretar con excelencia los diálogos, adoptar los movimientos y gestos de su personaje.

 

El día de la representación llegó y nuestro amigo estuvo brillante. Al término de su actuación la gente aplaudió y después se pusieron de pie y comenzaron a ovacionarlo cada vez más fuerte.

 

El chico impresionado, pensaba lo bien que lo había hecho. De pronto sintió algo especial a sus espaldas, no sabía de qué o quién se trataba. Después sintió un suave toque en sus hombros, unas palmaditas de aprobación y finalmente una voz que susurra a su oído, gracias hijo. ¡Era Jesús! La gente estaba feliz con su actuación, pero la ovación vino cuando vieron a Jesús.

El muchacho entendió todo. No era a él a quien aplaudían, sino a Jesús.

 

¡Qué revelador sueño! Nosotros somos ese muchacho puestos en el escenario de la vida con un rol importantísimo: ser representantes fidedignos de Cristo. Para eso debemos conocerlo, no sólo su vida y obras, sino relacionarnos a diario con él para conocerlo en la intimidad. Escuchar y reconocer su voz, atesorar sus consejos, conocer sus gustos, imitar sus gestos y actitudes… Después, ayudados por su Espíritu, entramos en escena, frente a un mundo que nos mira y que deben conocer y ver a Cristo… a través de lo que ven en nosotros, de nuestra “actuación”.

 

“Así que somos embajadores (representantes) de Cristo; Dios hace su llamado por medio de nosotros. Hablamos en nombre de Cristo cuando les rogamos: «¡Vuelvan a Dios!»”. 2 Cor. 5:20

 

Hemos sido puestos sobre el escenario de la vida para representar a Cristo, para traer luz al mundo en que nos desenvolvemos. No se trata de nosotros, no somos el foco de atención, los aplausos no deben ir dirigidos a nosotros, sino a Él, porque se trata de darlo a conocer a Él.

 

Debemos tener un excelente desempeño sobre las tablas, “Pues Dios nos llamó a hacer lo bueno, aunque eso signifique que tengamos que sufrir, tal como Cristo sufrió por nosotros. Él es nuestro ejemplo, y debemos seguir sus pasos”. 1 Pedro 2:21

 

¿Cómo lograrlo? ¿Actuando bien? Más que una buena actuación, es un renunciar a nuestras capacidades e invitar a la escena a Cristo, así podremos hacer la obra que él nos ha encomendado y la gente lo aplaudirá a Él.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags