Bienvenidos a nuestro Blog

EL AGENTE

En una serie de TV había una mujer con gran influencia en el medio del espectáculo. Ella se dedicaba a buscar talentos jóvenes. Su blanco eran chicos jóvenes que tenían potencial, pero sin gran experiencia, anhelando hacerse un espacio en el difícil ambiente artístico y llegar a ser famosos.

Ella les ofrecía ser su agente, los presentaba a famosos directores del espectáculo, les conseguiría contratos y les hacía firmar un contrato de exclusividad. Suena espectacular, el detalle estaba en que, sin ellos saberlo, ella se las ingeniaba para averiguar algún secreto oscuro de su pasado y así, si en algún momento ellos querían abandonarla, los extorsionaba para mantenerlos cautivos bajo su poder.

 

Seguro que no somos actores, sin embargo todos tenemos un pasado. Algunos más oscuro que otros, pero todos tenemos algo de lo cual no nos sentimos muy orgullosos, algo de lo que nos arrepentimos, que nos produce vergüenza y que posiblemente no le hemos contado a nadie.

 

En la historia de Jonás, leemos que “la Palabra de Dios vino a Jonás” (Jonás 1:1) enviándolo a predicar a Nínive, un lugar bastante corrupto, al cual él se negaba a ir ya que creía que aquella malvada gente no merecía la pena salvarse.

Jonás desobedeció a Dios y huyó en un barco en dirección opuesta.

Después sabemos que el barco donde huía estuvo a punto de zozobrar por su causa. Por ello, fue arrojado al mar y fue tragado por un gran pez. Estando en su vientre, se arrepintió.

Dios se encargó de que el pez lo “vomitara” en la playa y de allí lo envió nuevamente a Nínive, donde finalmente dio el mensaje de Dios, el pueblo se arrepintió y volvieron a Dios.

 

Más adelante leemos: “La Palabra del Señor vino por segunda vez a Jonás”  (Jonás 3:1) ¡Qué corta y poderosa frase! Memoricemos esta frase: “Él vino por segunda vez”. Dios no se cansa e insiste una y otra vez con nosotros. A pesar de haber desobedecido en primera instancia él nos da una segunda oportunidad para arrepentirnos. A pesar de nuestras equivocaciones, Él no nos descarta.

 

Ahora, no olvidemos que también existe un “agente malvado” que pretende actuar como el dueño de nuestras vidas y de nuestro pasado, paralizándonos, atormentándonos y extorsionándonos. Él hará lo imposible por hacernos sentir culpables, no dignos de ser perdonados, por aquello que Dios ya perdonó, y aceptados una vez más por Él. Pero la Palabra de Dios vine una vez más a nosotros para decirnos que:

 

“…ya no hay condenación para los que pertenecemos a Cristo Jesús; y porque pertenecemos a él, el poder del Espíritu que da vida nos ha libertado del poder del pecado, que lleva a la muerte”. Rom.8:1-2

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags