UBICACIÓN:

Von Schroeders #356, Viña del Mar, Chile.

 

Teléfono: 32 2125033

Celular: +56 9 6569 6958

Email: contacto@unionchurch.cl

 

REDES SOCIALES:

VERSÍCULO DE LA SEMANA:

“Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él."

Colosenses 3:16-17 (NTV)

CONTACTO:

Copyright Union Church - Iglesia La Viña 2016

Diseño por: Iglesia Unión Church

Bienvenidos a nuestro Blog

COMO HIJOS

Los niños, entre hermanos, solemos ser un tanto crueles. Recuerdo que en ocasiones mis hermanas me molestaban diciéndome que mis papás me habían recogido en la calle.

No soy adoptada, sin embargo solía pensar que lo era, sobre todo cuando mis papás me regañaban o castigaban cuando hacía alguna maldad.

- "Si ellos realmente fueran mis padres biológicos no me tratarían así. Un padre de verdad no le daría a su hija unas nalgadas, ni la castigaría", eran mis conclusiones.

 

Los entendidos en la materia dicen que algunos hijos adoptivos tienden a tener problemas de apego. Se les dificulta sentirse parte de su nueva familia y sienten que en cualquier momento los van a volver a abandonar. Esta inseguridad los hace poner a prueba el amor de sus nuevos padres, con actos de rebeldía, malas conductas, etc.

 

No sé si estás enterado, pero la palabra de Dios dice que somos adoptados...

 

"Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos. Ustedes ya son hijos. Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: «¡Abba! ¡Padre!» Gál.4:4-6

 

Navidad, el nacimiento de Jesús, es mucho más que regalos o una rica cena, es el cumplimiento de la promesa más espectacular anunciada siglos atrás. Ni un segundo antes, ni un segundo después, Dios envió a su Hijo Jesús a esta tierra como un indefenso bebé que creció, se hizo hombre y dio su vida por nosotros.

Su muerte compró nuestra libertad y ahora en lugar de ser esclavos del pecado, hemos sido adoptados como hijos y su Espíritu vive en nosotros para realizar cosas aún mayores de las que Él hizo, ¿lo crees?

 

Desde el instante en que creímos en Jesús como nuestro Señor y Salvador pertenecemos a la familia de Dios, y ya es hora de vivir como sus hijos.

Nada de andar con pensamientos lastimosos, quejándonos, arrastrándonos, o en rebeldía porque no responde a nuestras oraciones. Nada de sentirnos abandonados, no amados, sin derecho a ser perdonados o apartados de Su familia.

 

Gracias a Cristo, somos hijos de Dios, un Padre que jamás nos va a abandonar, su amor incondicional lo grita a los cuatro vientos.

 

Navidad es la oportunidad perfecta para dejar de una vez por todas ese síndrome de “hijos abandonados”, de mirarnos a nosotros mismos y comenzar a hacer todas esas cosas para las cuales Jesús nos salvó. “Dios nos creó de nuevo en Cristo Jesús, para que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás”. (Ef.2:10)

Please reload

Entradas destacadas

QUIEN SOY DETERMINA LO QUE HAGO, O DEBERÍA

October 30, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

October 30, 2019

July 30, 2019

July 23, 2019

July 9, 2019