Bienvenidos a nuestro Blog

EXCUSAS

¿Alguna vez has dicho cosas como: “Una vez que termine con mis estudios me acercaré a Dios”, “Cuando me case, entonces seré feliz”, “Una vez que gane dinero, mi vida cambiará”, “No me queda tiempo para leer la Biblia”, etc.?

 

Es esa tendencia que tenemos hacer a un lado los compromisos, de asumir responsabilidades, para vivir la vida al máximo.

Me parece que todos en algún momento recurrimos a las excusas para hacerle el quite a diversas situaciones que requieren y ameritan nuestra atención, dedicación y tiempo.

 

En Proverbios 6:16-19 se nos mencionan 7 cosas que Dios detesta: la gente violenta, mentirosa, malvada, ansiosa de hacer lo malo, la que miente en un juicio y la que provoca pleitos familiares y si bien la “postergación” no está incluida allí, también podría considerarse como un pecado.

 

En una oportunidad Jesús se topó con un hombre que había estado enfermo hacía mucho tiempo, no semanas, ni meses sino años, ¡38 años!

Al verlo tendido en el suelo, se acercó a él y le preguntó: “—¿Te gustaría recuperar la salud?”

 

¿Puedes creerlo? Había estado enfermo por años, se acerca el Señor Jesús, le pregunta si quiere sanar, si quiere estar bien y lejos de responder con un rotundo: Si, ¡el hombre dudó y comenzó con las excusas!…

“—Es que no puedo, señor —contestó el enfermo—, porque no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando se agita el agua. Siempre alguien llega antes que yo.

Jesús le dijo: —¡Ponte de pie, toma tu camilla y anda!”. Juan 5:5-8

 

Una locura, sin embargo muchas veces nosotros actuamos igual. Queremos estar bien y cuando vamos con Jesús en lugar de obedecer, dudamos, lo pensamos dos veces y le damos excusas.

 

En una ocasión un hambriento buitre volaba sobre un caudaloso río, y al ver el cadáver de un animal muerto flotando en un trozo de hielo río abajo, aterrizó sobre el hielo y comió cuanto quiso. De tanto en tanto levantaba la vista, porque se aproximaba una cascada.

Faltando unos 300 Mts. para la cascada, en lugar de volar, siguió comiendo. Después sólo le quedaban unos 25 Mts. para llegar, y dio los últimos mordiscos. Cuando quiso volar ya no pudo, sus patas se habían congelado en el hielo y se fue cascada abajo muriendo ahogado.

 

Las excusas no sirven, porque lejos ser una explicación válida, son simples pretextos que ocultan la intensión de hacer las cosas a nuestra manera y pretextos para desobedecer a lo que Dios espera de nosotros o las advertencias que nos hace.

Cuidado con las excusas, en especial cuando se trata de nuestro amor, devoción y servicio a Dios. Pongamos en orden nuestras prioridades.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags