Bienvenidos a nuestro Blog

SEMILLAS

Conozco a un hombre amante de la vegetación, algo así como un súper jardinero cuya misión voluntaria es la de reforestar y crear maravillosos jardines en cada rincón que pisan sus pies. Sin importar donde se encuentre, su mirada está atenta a identificar árboles, plantas y flores y recolectar cuanta semilla se cruce por su camino.

Él toma estas semillas las siembra en minúsculos almácigos, les provee buena tierra, agua y la luz necesaria.

Con el paso de los meses, (a veces años), éstas semillas crecen y posteriormente las planta en algún jardín.

 

Si hay algo que caracteriza a este hombre es que en cada lugar del mundo donde ha vivido, el terrero “pelado” al que llegó terminó siendo un jardín lleno de vida, con árboles frondosos para cobijarse, flores que aromatizan el ambiente y que alegran el corazón con sus colores.

 

“Tengan paciencia mientras esperan el regreso del Señor. Piensen en los agricultores, que con paciencia esperan las lluvias en el otoño y la primavera. Con ansias esperan a que maduren los preciosos cultivos. Ustedes también deben ser pacientes. Anímense, porque la venida del Señor está cerca.” Stgo.5:7-8

 

¿Eres jardinero? En realidad todos somos portadores de semillas, y a lo largo de nuestra vida podemos “desparramar” semillas que producen malos frutos, como cardos espinosos que sólo hieren a los demás, o bien, “depositamos” semillas que dan dulces frutos de bendición.

 

Ahora, no siempre podremos ver ni conocer los frutos de esa siembra. Pero eso no debe ser impedimento para dejar de sembrar bendición.

Dios permita que unas palabras, una sonrisa, un gesto amable, un abrazo, una llamada por teléfono, un correo electrónico o que una oración de nuestra parte sirvan para transformar la vida desierta de otro en una floreciente y llena de bendición.

 

No perdamos la oportunidad de sembrar! Nunca miremos en menos, ni nos entristezcamos pensando que nuestras semillas son insignificantes, o compararlas con otras que los “grandes” siembran. Recuerda que en manos de Dios, una pequeña semilla puede ser un “roble” que él puede usar para sostener y animar la vida de otra persona.

 

Gracias a Dios por esos “jardineros” que han impactado nuestra vida, dejando un legado que perdura en nuestro jardín hasta el día de hoy.

 

Ayúdanos Señor, por medio de tu Espíritu, a ser formadores de jardines y hacer a un lado todo egoísmo o maldad que nos lleve a formar desiertos.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020