Bienvenidos a nuestro Blog

CICATRICES

¿Tienes en tu cuerpo alguna cicatriz? Si no has encontrado alguna, observa tu barriga. Justo a la mitad de ella, encontrarás un extraño "agujero", es una cicatriz que todos la tenemos: el ombligo.

Esa marca certifica que, durante nueve meses, estuvimos conectados por el cordón umbilical a la placenta de la mujer que nos trajo al mundo. Independientemente del tiempo o circunstancias, esa cicatriz siempre nos recordará a nuestra madre.

 

Las mamás son seres únicos, imperfectas, pero únicas. Ellas nos acompañaron y enseñaron desde lo más básico, nos cuidaron y velaron para que nada nos faltara. Fueron nuestras heroínas, hasta la adolescencia, cuando tuvimos ese loco deseo de independencia. Pero por más que quisiéramos “desprendernos” de ellas, su marca imborrable en nosotros que nos acompañará toda la vida.

 

Y hablando de marcas, la Palabra dice que Dios nos lleva grabados en las palmas de su mano, (algo parecido a nuestro ombligo), una marca que le impide olvidarnos.

"¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré!  Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes". Is. 49:15-16

 

¡Dios nos dice que estamos grabados en la misma palma de su mano, ¡qué grandioso! En hebreo la palabra que significa "tatuado", quiere decir “indeleble, imborrable.” O sea que, ¡Él no puede extender su mano sin recordarnos! ¡Que poderoso!

Desde el instante en que fuimos concebidos, nada le ha sido desconocido. Él no ha despegado su mirada de nosotros ni un segundo. Su amor y cuidado paternal está pendiente de cada detalle de nuestra vida, sin faltar un solo día.

A pesar de nuestro recurrente deseo de independizarnos de El y desestimar sus consejos o de pensar que nos ha abandonado cuando estamos pasando por momentos de prueba y sufrimiento, nunca lograremos que Él deje de amarnos ni por un solo segundo, porque ¡somos sus hijos!

 

Como seguidores de Jesús, queremos imitarle. Entonces, ya sea como padres biológicos o espirituales, o con personas en quienes tenemos influencia y pensando en la generación que nos precede, ¿qué marca imborrable podríamos dejarles?

 

Guardemos su Palabra, llevémosla en nuestra frente como una marca. Mantengamos una relación auténtica con el único y verdadero Dios, porque eso tendrá como resultado una vida que, aun en medio de nuestras fallas e imperfecciones, reflejará a Jesús.

Que el amor que tenemos por el Señor no quede sólo en lindas palabras, sino que sea perceptible en todo lo que pensamos, en nuestra forma de ser y nuestros valores. Eso realmente marca a las personas.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020