Bienvenidos a nuestro Blog

PAUSA OBLIGADA

Vivimos en un mundo acelerado, de individualismo, estrés… Para sobrevivir a esa vorágine diaria se requiere coraje, valores sólidos que nos ayuden a mantenernos de pie, sabiduría para tomar las mejores decisiones y contar con un círculo cercano de personas que nos puedan contener.

 

Ahora, si a todo ese coctel de ingredientes arriba mencionados, le sumamos la tarea de criar hijos, entonces enfrentamos una tarea de “gran envergadura”.

 

¿Has escuchado hablar de una “pausa obligada”? En algún momento pensé que era algún invento que en un momento de desesperación mi hija sacó de la manga para tratar con algunos problemillas conductuales de sus hijitos, pero no era ningún invento.

 

No soy experta en el tema y de manera muy simple permítanme explicar con mis palabras que esta “pausa obligada” se trata de un interesante recurso para que los padres puedan corregir conductas de forma positiva y tranquila a los hijos, evitando griterío, descalificación, “chanclazos”, pellizcos, nalgadas y “demases”.

Cuando el hijo(a) hace algo incorrecto y nos molestamos, en lugar de indignarnos y comenzar con gritos, descalificativos, ridiculizarlo, hacerlo sentir mal y castigarlo, respiramos profundo, nos calmamos. Después hablamos con ellos explicándoles que ahora existe un lugar en casa llamado “rinconcito de la paz” a donde ellos acudirán, haciendo una “pausa obligada”, cuando haya un conflicto. Allí podrán reflexionar de lo ocurrido, tranquilizarse y encontrar la calma.

 

En estos tiempos de pandemia por el coronavirus, de reclusión obligatoria y ahora toque de queda nocturno, siento como si el mundo entero estuviéramos en una “pausa obligada en nuestro rinconcito de la paz”.

Permítanme aclarar que contrario a lo que muchos pudieran sentir o creer, en ningún caso veo esta pandemia como un castigo divino porque nuestro “Papá celestial” está enojado y nos está mandando al rincón, porque hemos sido muy malos.

Efectivamente somos malos y si por méritos fuera la verdad es que nos mereceríamos no una sino muchas pestes destructoras, ¡pero!, creo en un Dios misericordioso que “no envió a su único Hijo Jesucristo al mundo para condenarlo, sino para que el mundo sea salvado por Él”. Jn.3:17

 

Creo que esta es una oportunidad, estamos en un tiempo de “pausa obligada en nuestro rinconcito de la paz”, para hacer un alto en la vida estrepitosa en la que vivimos, guardar silencio y escuchar la voz de Dios que nos llama con lazos de amor. Veo un tiempo para hacer las paces con Dios, darle el lugar que solamente le pertenece a Él e invitar a Jesús a ser el centro de nuestra vida.

 

Es un tiempo para reflexionar y valorar lo que realmente vale, la familia, las relaciones humanas, la salud, el disfrutar de la naturaleza, etc.

 

Señor sólo en ti encontramos la paz.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020

February 17, 2020

February 15, 2020

February 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags