Bienvenidos a nuestro Blog

¿QUÉ HACEMOS?

El rey David fue elegido y ungido para ser el futuro rey de Israel siendo un adolescente. Sin embargo, pasaron muchos años antes de que llegara a serlo.

En el tiempo en que David fue ungido, reinaba Saúl quien al principio se mostró cercano a él, pero, con el paso de los años se convirtió en su peor enemigo, amenazando su vida, tanto así que David tuvo que refugiarse y atravesar por grandes adversidades.

 

Muy a su pesar, llegó el día en que David armó su propio ejercito para derrocar al rey Saúl.

La Palabra nos describe que entre sus hombres, provenientes de diferentes tribus, contaba con grandes guerreros. Estaban bien alimentados, físicamente en forma, bien entrenados, diestros en el uso de las armas, tenían fuerza mental, valientes y decididos en servir a Dios y a David. ¿Qué más podría pedir cualquier general de ejército?

A pesar de todas estas garantías, hay 200 hombres que llaman profundamente la atención en 1ª Crón.12:32:

“De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, y cuyas órdenes seguían todos sus hermanos” 1 Cr. 12:32

 

Interesante saber que, para enfrentar tiempos complejos, no sólo la fuerza y destreza física o el valor de hacer algo eran indispensables, sino poder contar con personas sabias, estudiosos y competentes. Algo que debemos aplicar el día de hoy de igual forma.

 

Cuánta falta nos hace ser personas que entiendan muy bien lo que pasa en nuestros tiempos, saber lo que debemos hacer y por ende estar capacitados para dirigir. Pero no por capacidades propias, sino dirigidos por el Espíritu Santo, sensibles a la voz de Dios y obedientes a ella.

 

En estos días convulsionados por una pandemia mundial, escuchamos miles de voces que lejos de infundirnos paz, nos angustian. Las noticias (y tristemente algunos “cristianos” también), nos plagan de información, algunas de ellas tergiversadas o de frentón falsas. Por supuesto no faltan aquellos que todo lo critican, murmuran, no les satisface nada. Sus voces de descontento son tan fuertes que simplemente no logran escuchar lo que Dios nos quiere enseñar en medio de la tormenta del Coronavirus que vivimos… nuestro caminar por el desierto.

 

Qué tal si le buscamos en lo secreto, nos quedamos callados de una vez por todas y le pedimos que nos ayude a entender nuestros tiempos, a creer que hay un propósito detrás de todo esto, que él sigue teniendo el control y que nos está preparando para algo grande.

 

Busquemos al Señor y sintonicémonos con Él para ser enseñados, Él nos dirá lo que hay que hacer, obedezcamos sus instrucciones, creamos en sus promesas y en sus planes perfectos y de esa forma influenciemos positivamente a otros.

Please reload

Entradas destacadas

GENTE TÓXICA

January 7, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

April 2, 2020

March 24, 2020

March 2, 2020

February 24, 2020